Presidente del Concejo, Luis Bernardo Vélez

SE ANALIZÓ LA SITUACIÓN FINANCIERA DE METROSALUD EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Boletín 172

18 de noviembre de 2020

 

En sesión plenaria realizada ayer, se analizó la situación de la ESE Metrosalud, su gestión frente al talento humano y sus estados financieros en el marco de la pandemia de Covid-19, sobre la cual, el concejal citante, Luis Bernardo Vélez, expresó que hoy la humanidad pone en primer lugar la salud, un derecho que es de todos. Expresó que Metrosalud es una organización de carácter público que hoy está en emergencia y es necesario defenderla y protegerla.
 
Añadió que, de enero a agosto de 2020, se ha presentado una afectación negativa del 41.2 por ciento con respecto al año 2019 en consulta médica especializada. Indicó que, para el 2020 el valor de atenciones fue de $16.024 millones de pesos y se atendieron 31.737 usuarios extranjeros, en su mayoría son venezolanos que no están afiliados, lo cual repercute en gran medida en las finanzas de Metrosalud.
 
Para concluir, manifestó que se deben poner en funcionamiento las unidades para prestar servicios en segundo nivel, y revisar con rentabilidad y responsabilidad social la ampliación de algunos horarios en los Corregimientos. Reiteró que no hay nada más importante en el mundo que el derecho a la vida y que en tiempos de pandemia el sector salud se ha visto gravemente afectado.

Por su parte, el corporado Fabio Rivera, segunda bancada citante, aseveró que es urgente trabajar en la infraestructura de Metrosalud, y el Concejo va a estar ahí para acompañar y velar porque sí se destinen recursos para la misma en todos los puntos de atención. El Concejo es crítico y exigente, pero también amigo de Metrosalud, expresó.
 
Señaló que, por concepto de copago, esta entidad recibe pocos ingresos y por lo tanto es necesario que el Municipio pague la cartera de los usuarios que no tienen recursos suficientes para pagar. Por otro lado, dijo que no está de acuerdo en que las reestructuraciones propicien despidos del personal, sino que por el contrario se aumente la atención a pacientes con un trato digno, respetuoso y oportuno.
 
En su intervención, el cabildante Gabriel Dib, tercera bancada citante, comentó que, si la politiquería invade el pensamiento de quienes dirigen o toman las decisiones, el negocio será la enfermedad y no la salud, y de esta manera no habrá buenos resultados. Agregó si no existe prevención ningún sistema funciona, puesto que curar vale mucho y prevenir poco. Finalizó diciendo que es triste que los más vulnerables hagan valer su derecho a la salud por medio de tutelas, cuando es responsabilidad del Estado velar por la misma.

Concejales que participaron de la plenaria coincidieron en afirmar que es necesario brindar más atención de esta entidad, ya que para el año siguiente, el sector salud tiene una reducción del 3 por ciento, cuando debería ser prioridad para que la sociedad tenga unos mínimos vitales.
Asimismo, evidenciaron que en tiempos de pandemia el personal médico ha demostrado su talante y tenemos una deuda histórica con este sector que debe verse reflejada en unas mejores condiciones laborales para ellos. Por último, dijeron que con buen control político, lo público puede garantizar efectivamente un servicio idóneo y efectivo.
 
A su turno, la gerente de Metrosalud, Martha Cecilia Castrillón, se refirió a la gestión de la institución en tiempos de pandemia donde analizaron las bases de datos de la población atendida y se identificó que 1009 usuarios estaban en riesgo alto de contraer Covid-19. A esta población se le brindó orientación y teleasistencia que en ocasiones se derivaba a citas presenciales o atención por urgencias, actividades educativas, y programas de promoción y prevención. De igual forma se propiciaron otros canales de asignación de citas y una línea de atención sobre Coronavirus.

Señaló que, se firmó convenio interadministrativo para la expansión de urgencias y hospitalización de baja y mediana complejidad para la atención de la pandemia y se amplió en 40 camas hospitalarias de última tecnología distribuidas en San Cristóbal y Nuevo Occidente. Igualmente desarrolló la estrategia Llamadas que Unen, para mitigar la restricción de visitas y acompañantes, alineada con el Programa de Humanización y reconocida como experiencia exitosa por la ARL Positiva.
 
Explicó que, entre enero de 2019 y agosto de 2020, la afectación a servicios durante la contingencia presentaron una disminución del 18.6 por ciento en medicina general, 4.,2 por ciento en consulta médica especializada y 45.5 por ciento en actividades de cirugía. Con relación al talento humano, a 30 de septiembre de 2020, sean invertido $3.532 millones de pesos en elementos de protección personal para garantizar la seguridad a los funcionarios de la red. También han recibido donaciones de la ARL Positiva, Secretaría de Salud de Medellín, HACEB y Gobernación de Antioquia.
 
Por último, expresó que hoy la cartera está en $88.105 millones de pesos y las cuentas por pagar a septiembre 30 de 2020 es de $28.132 millones de pesos, para bienes y servicios, horarios, servicios y arrendamiento operativo. Sobre las Unidades prestadoras de servicio de salud -UPSS, indicó que todas dan pérdidas por un total de $45.084 millones de pesos, siendo la UPSS Manrique la que más factura, pero su porcentaje de participación en la perdida es del 12 por ciento. Dentro de los planes para mejorar la situación financiera, están la monetización de lotes, plan de austeridad del gasto en papelería, insumos, horas extras, y un estudio técnico de salvamiento económico con apoyo de la Secretaría de Salud.

Para finalizar la plenaria, Jorge Posada, médico de Metrosalud y representante de los profesionales ante la Junta Directiva de la institución, explicó sobre la reestructuración planteada para la entidad, que esta se debe a que supuestamente los más de 2000 empleados cuentan con un factor prestacional alto y con beneficios que crecen desproporcionadamente afectando la viabilidad financiera de la entidad. Al respecto, manifestó que, si se compara el primer semestre de 2019 con el mismo periodo de 2020, hay una disminución de 3.7 por ciento a 7.64 por ciento en los gastos de personal, lo que invalida la tesis de que los empleados de Metrosalud generan sobrecostos.  
 
Trabajadores y empleados de Metrosalud, exigen que se conserve la planta de personal existente, no se disminuya el salario para cada uno de los cargos existentes y se conserven abiertos todos los puntos de atención de la red.