Coordinadora de ponentes, concejala Aura Marleny Arcila

Concejales analizaron los avances técnicos y financieros del proyecto Hidroituango

Boletín 145

21 de octubre 2021

 

 

Durante la sesión plenaria en la cual se analizaron los procesos constructivos del proyecto Hidroituango, la concejal Aura Marleny Arcila, bancada citante, manifestó la importancia de hacer seguimiento a los procesos técnicos y financieros, así como a los programas sociales del proyecto con el fin de revisar la estabilidad y el futuro de la obra. 
 
Asimismo, la Corporada expresó que, a raíz de factores como la disminución de trabajadores por pandemia, el Paro Nacional, la incertidumbre generada en la contingencia en los contratistas debido al proceso fiscal de la Contraloría General de la Nación, etcétera, se produjo un menor ritmo en la ejecución de la puesta en marcha de las primeras turbinas lo que significó el bajo impacto de la participación de EPM en el mercado eléctrico en Colombia.  
 
En su intervención, también advirtió que los procesos constructivos no están asegurados y que una demora o cambio de contratista podría generar un mayor riesgo que debe ser asumido por EPM.
 
En conclusión, manifestó que el objetivo es que los gobiernos Nacional, Departamental y Municipal, así como la Contraloría General de la Nación y los contratistas permitan el avance del proyecto y finalice en el tiempo estipulado para que tenga viabilidad.
 
Por su parte, la cabildante María Paulina Aguinaga, segunda bancada citante, coincidió con la concejal citante al manifestar que el vertedero no estaba construido ni diseñado para operar a un alto nivel de esfuerzo generando riesgos en los factores técnicos de la obra. La Corporada se refirió a los riesgos jurídicos como el levantamiento de la medida preventiva impuesta por la ANLA con relación a los 33 hallazgos presentados en la auditoría forense, de los cuales, varios de ellos los catalogó como graves.
 
Al respecto, pidió hacer estricto seguimiento tanto a las obras que estos ejecutan como a las adiciones que se les adjudica; por otra parte, sobre las empresas contratistas, hizo énfasis en la responsabilidad que tuvo EPM al permitir que el primer contratista se retirará sin asumir ningún tipo de sanciones o multas, lo que desencadenó una serie de malas decisiones con graves repercusiones en la megaobra.
  
Corporados que participaron de la plenaria, cuestionaron los malos manejos en el desarrollo del proyecto que la han llevado a presentar problemas técnicos como consecuencia de estos errores constructivos y coincidieron en manifestar que se debe liderar el proceso de ejecución con el interés de salvar el proyecto y convertirlo en generador de energía para el país.
 
Acto seguido, el gerente de EPM, Jorge Andrés Carrillo, explicó que la financiación de la Hidroeléctrica ha sido 100 por ciento a cargo de la empresa y que no hay recursos por parte de la Nación ni del Departamento. 
 
Indicó que, una vez entren en funcionamiento las 8 turbinas estarían generando, cada una, 300 megavatios (Mw) para energizar a una población de 4 millones de habitantes; también, explicó que se han efectuado proyectos e inversiones para la protección ambiental y social dando cumplimiento a lo pactado por parte de la entidad.
 
Finalmente, aseguró que, por avance de obra, la primera turbina entrará en funcionamiento el primer trimestre del año 2022 y una segunda en noviembre del mismo año, cumpliendo con las obligaciones regulatorios que hizo EPM incluso antes de contingencia.  
 
Comunidad de los municipios aledaños donde se realiza el proyecto, manifestaron su apoyo al desarrollo de la obra, sin embargo, indicaron que se han visto afectados por varios factores como las condiciones medio ambientales que han provocado enfermedades por  leishmaniasisla falta de empleo y las injustas negociaciones socio económicas que se realizaron.
 
En conclusión, hicieron una invitación a fortalecer los diferentes programas para el bienestar de las regiones y mejorar las condiciones de vida de sus pobladores.