El maltrato atenta contra la integridad de niños, niñas y adolescentes